Ayudo a mi vecina y la muy zorra me lo agradece con sexo duro

350
Share
Copy the link

De vez en cuando mi vecina me llama para pedirme algún favor, aunque el último fue una chorrada. Quería que matase a una simple araña y tuve que pasarme por su casa para darle con el cepillo. Cuando terminé, la muy zorra quiso agradecérmelo a su manera y me llevó a la cama, donde empezó a chupármela. No esperaba esa reacción, pero aproveché para darme un festín con su coño, follándomela en la cama hasta hartarme.