Ven aquí que voy a ponerte a cuatro patas y a follarte duro

379
Share
Copy the link

Andaba buscando a mi novia por casa y cuando me la encontré, esta en el jardín y usando la manguera para mojar todo su cuerpazo. Verla mojada me puso muy burraco y cuando me acerqué a la negrita, pudo notar lo cachondo que estaba. De repente la tuve comiéndome la polla como una desesperada y no tardé en ponerla a cuatro patas, para darle duro y disfrutar de ese momento de calentón. Ella gimió como una perra en celo en todo momento y conseguimos sofocarnos con una follada que seguramente más de un vecino pudo ver a lo lejos.