Uso mis pechos para seducir al entrenador y follármelo en casa

137
Share
Copy the link

Hacía un día de perros y decidí quedarme en casa, pero tampoco quería descuidarme y llamé a mi entrenador para que viniese a mi casa a dar unos toques a la pelota. Lo cierto es que buscaba una excusa para quedarme sola con él, ya que llevo tiempo sintiéndome muy atraída y buscaba el momento en el que abalanzarme a sus brazos. Así que en cuanto surgió la ocasión di el paso y terminé por darle a probar mis pechos enormes, hasta probar su polla y echarle un buen polvo en el sofá del salón, con el que acabé más que satisfecha.