Quedo con un semental que le da a mi coño lo que necesita

857
Share
Copy the link

Llevaba tiempo sin disfrutar de un chico bien dotado en la cama y por fin, pude volver a quedar con uno de mis follamigos más complacientes. Tras invitarle a mi casa, ese semental me puso delante de las narices su pollón, el cual me tragué con mucho gusto antes de sentirla dentro de mi coño. Probamos varias posturas y la verdad es que me lo pasé en grande con todas, gimiendo como una golfa y notando como mi chochito se iba humedeciendo cada vez más.