Pruebo un helado en la playa y vuelvo a casa cachonda perdida

196
Share
Copy the link

Tanto mi novio como yo teníamos la mañana libre, así que nos fuimos de paseo a la playa y nos tomamos un helado. Estaba siendo un momento ideal y cuando volvimos al coche, sentí la necesidad de probar su polla. Empecé a chupársela y terminamos follando, aunque no duró mucho ya que no queríamos ser pillados. Así que volvimos a casa y fuimos a la cama, donde continuamos donde lo dejamos, hasta notar como eyaculaba toda su leche dentro de mi coño.