No puedo parar de hacer guarradas con mi hijastra en casa

255
Share
Copy the link

Siempre que me quedo solo con mi hijastra en casa, me quedo mirándola y fantaseando con hacerle de todo. Una mañana la jovencita se dio cuenta de como me fijaba en ella y se acercó, hasta ponerme el coño en bandeja y pedirme que se lo comiese. Luego me devolvió el favor con unas mamadas muy profundas, hasta que al día siguiente la vi masturbándose sobre la lavadora y no pude evitar meterle la polla para acabar con su calentón.