No pude evitar meterme mano mientras me daba una ducha

121
Share
Copy the link

Nunca es mal momento para masturbar mi coño, así que cuando me fui al baño a darme una ducha, pensé que podría pasármelo bien a solas y jugando con mis deditos. Tras desnudarme y meterme bajo el grifo, empecé a darme placer y poco a poco fue llegando al orgasmo. Usé el chorro del grifo para estimular mi chochito y sin duda fue la mejor parte, ya que fue todo un gustazo notar el agua a presión mientras le daba a mi clítoris y me dejaba mojadita.