Llama a una entrenadora con la que acaba practicando sexo

571
Share
Copy the link

Necesitaba a una entrenadora personal, ya que no quería un chico que la distrajese con sus musculitos. Contrató a una morena con mucha energía, pero cuando llegó a su casa empezó a mostrar demasiada confianza con ella. De hecho mientras le ayudaba con sus estiramientos, acabó echando mano de su coño y de sus tetazas, hasta no poder evitar dejarlo todo y follar juntas hasta comerse los coños en el suelo.