Levántate que quiero meterte la polla hasta el fondo

296
Share
Copy the link

Al ver a mi novia en la cama echándose la siesta, apareció en mi unas ganas terribles de meterle la polla. Empecé a acariciar su culo hasta conseguir que abriese los ojos, momento en el cual nos miramos y tuvimos claro que íbamos a follar. Ella apartó sus bragas y se puso cómoda, hasta sentir como se la metía hasta el fondo y gozar toda la tarde, llegando al culmen cuando ya no pude más y eyaculé sobre sus nalgas.