Encontré un glory hole en la sauna y me puse las botas

299
Share
Copy the link

Siempre me relajó mucho cuando acudo a una sauna, aunque la última vez pasó algo que jamás pude esperar. No parecía estar funcionando el termostato y cuando fui a mirar, me encontré un glory hole y la polla dura de un desconocido. Fue demasiada tentación y tras quitarme el bikini, empecé a chupársela y me puse las botas a base de mamadas. Al mismo tiempo iba masturbando mi coño, hasta que ese desconocido no pudo aguantar más la corrida y me la soltó en toda la cara.