Encontré a la sirvienta perfecta y acabé rellenando su chochito

388
Share
Copy the link

Necesitaba una sirvienta para que limpiase mi casa un par de veces a la semana y parece que al fin di con la adecuada. Se trataba de una joven oriental muy guapa y llena de tatuajes, que me demostró lo mucho que desea el puesto. De hecho tras ponerse el vestido, no paró de seducirme y logró ponerme cachondísimo, hasta decidir acercarse y zamparse mi polla. Al final no cogió ni un cepillo ni nada, centrándose en darme placer y echándome un polvo inolvidable.