Dejamos que el camarero nos metiese su polla por el culo en el bar

277
Share
Copy the link

Si hay algo que nos caracteriza a mi y a mi amiga, es que nunca nos ponemos límites en nuestras fantasías. Somos capaces de hacer de todo y en cualquier circunstancia, como lo que acabó ocurriendo cuando nos metimos a este bar. Empezamos a tirarle la caña al camarero y pronto llamamos su atención, hasta terminar echando mano de su polla junto a la barra. No dudamos en sacarle brillo por turnos y luego, hasta le dejamos darnos por el culo a las dos, en un trío anal que seguramente fue inolvidable para él…. y para nosotras.