Dame esa polla tan gorda ahora mismo que estoy necesitada

268
Share
Copy the link

Cada vez que me cruzaba con mi vecino, le echaba el ojo y se de buena tinta que él también se fijaba en mi. Siempre me pongo vestidos ceñidos y voy escotada, para llamar su atención con mis pechotes. Un día decidí dar el paso y me planté en la puerta de su casa pidiéndole sexo. Nada más cruzar la puerta, me agaché para comerle su polla y nos fuimos a la cama, donde le pedí que me follase para calmar mis ganas de follar.